VICTORIA

Victoria Rada descubrió la magia que poseían las joyas a muy temprana edad.

Su historia se inicia cuando, en uno de sus cumpleaños, su abuela le regaló unas esmeraldas, las cuales decidió convertir en aretes con la ayuda de orfebres. El resultado cambió su forma de ver el mundo y definió su pasión por la joyería. Con su vocación descubierta, Victoria fue perfeccionando sus conocimientos llevando diversos cursos y talleres que la han ayudado a mejorar su propuesta artística.

Tiempo después, el éxito de sus creaciones sorprendió a amigos y conocidos, desde entonces, los pedidos no pararon de llegar. Atenderlos fue el punto de partida para abrir su primer atelier. La magia que advirtió Victoria fue creciendo y hoy, desde su boutique en Miguel Dasso, sigue entregando lo mejor de su arte.

Para Victoria, el viaje continúa. La pasión que ella siente por el diseño y las joyas se refleja en su esfuerzo por seguir enriqueciendo sus conocimientos con visitas constantes a ferias especializadas y viajes, donde experimenta lo mejor de distintas culturas para plasmar su visión cosmopolita y ofrecer siempre una propuesta vanguardista y auténtica en la joyería local.

Con cada colección, Victoria Rada nos invita a ver el mundo desde una perspectiva distinta, en la cual sus diseños hacen brillar con luz propia a cada persona que los lleve.